junio 15, 2024
viajar a Lanzarote

Descubre por qué viajar a Lanzarote siempre es una buena idea

La isla ofrece un amplio abanico de planes para todos los tipos de viajeros


Lanzarote está situada en el extremo oriental del archipiélago canario. La isla, conocida por los canarios como “conejera” es mucho más que un destino de sol y playa. Sus impresionantes paisajes, un clima envidiable y el carácter acogedor de sus gentes son solo algunos de los atractivos por los que cada año la visitan miles de turistas de todo el planeta. 

Declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO por su gran diversidad paisajística, Lanzarote también se conoce como la isla de los Cien Volcanes, con sus parajes que parecen transportarnos a otro planeta. El turismo Lanzarote tiene propuestas para todos los gustos y tipologías de viajeros.

Qué ver y hacer en Lanzarote


Descubrir el legado del gran César Manrique, cuyas originales obras fueron pioneras en fundirse con el paisaje. Uno de los rincones más singulares de la isla es Los Jameos del agua, túneles volcánicos convertidos por Manrique en un espacio de arte y cultura. Otra de las obras más visitadas de Manrique es El Mirador del Río, ubicado a 400 metros de altura, ofrece vistas incomparables de la escarpada costa y de la vecina la isla de La Graciosa. Quienes deseen profundizar más en la vida y obra de César Manrique no deben dejar de visitar La Casa del Volcán, que acoge en la actualidad su fundación, donde se exponen numerosas piezas de artistas; así como obras de arte de figuras tan relevantes como Miró, Tàpies o Picasso.

Recorrer sus paisajes volcánicos: Lanzarote es la más volcánica de las Islas Canarias, tan solo el Parque Nacional de Timanfaya, también llamado Montañas del Fuego, acoge más de 100 volcanes en los 50 km cuadrados que ocupa. Los Hervideros o el Charco de los Clicos son paisajes sorprendentes que reflejan la intensa actividad volcánica que vivió la isla. 

Visitar tus pintorescos pueblos: el interior de la isla esconde algunas de sus localidades más hermosas, donde su arquitectura tradicional ha sido muy bien conservada. Tías acoge uno de los templos más representativos y bellos de Lanzarote, la iglesia de Nuestra Señora de La Candelaria. Otros pueblos que merece la pena visitar son San Bartolomé, Nazaret o Yaiza. 

Disfrutar de sus idílicas playas: una de las más grandes y hermosas es Famara con vistas a las islas vecinas de Chinijo y La Graciosa. Otra de las más famosas por su belleza salvaje es La Playa de Papagayo. Quienes prefieran las calas no deben perderse Caletón Blanco, situado en el pueblo pesquero de Órzola. Pero la  isla también tiene numerosas playas volcánicas de arena negra como Playa del Paso o Playa de la Arena y del Pozo. 

Degustar su sabrosa gastronomía: los platos con pescados autóctonos son una de las especialidades de la cocina lanzaroteña, acompañados por sus famosas papa arrugadas con mojo picón. Capítulo aparte merecen sus variedades de quesos elaborados en su mayoría con leche de cabra majorera: queso tierno, curado o ahumado; con una corteza de gofio canario o de pimentón o hierbas. Difícil resistirse a probarlo acompañado de un vino D.O. Lanzarote. 

En definitiva, la oferta turística de Lanzarote es tan amplia y variada que siempre hay algo nuevo que descubrir en cada nueva vista. Un rincón mágico donde relajarse y reencontrarse con la naturaleza en todo su esplendor.

Compartir
Dejar un comentario

Noticias T-Magazine